lunes, 18 de diciembre de 2017

Entrevista a Bernat Serrat (2ª parte)


Bernat Serrat es un veterano dibujante que lleva muchos años al pie del cañón, solo hay que observar sus cómics, dibujos o ilustraciones para darse cuenta de la maravilla y lo encantador de su lápiz. Hemos visto sus storyboard en películas de animación como La leyenda del viento del norte, las mil y unas Americas, y el retorno de D´artacan, entre otras. Retomamos la entrevista: 

ENTREVISTA A
BERNAT SERRAT (2ª PARTE)




-Has trabajo mucho en el campo de la animación. Estuviste en BRB, de donde han salido series que nos han acompañado en la infancia de muchos. Explicanos un poco.
Fue a través del grupo Z de Miguel Pellicer, del que tengo un muy grato recuerdo. Buscaban dibujantes de storyboard para la serie de dibujos animados La historia de Cataluña. Yo no sabía mucho de storyboard pero en sí es como una viñeta y me cogieron. El director de BRB Claudio Biern me comunicó que tenía que formar un equipo y me rodeé de gente de publicidad porque necesitaba que me hicieran minutaje y movimiento de cámara. Hacíamos el storyboard en el estudio con Andreu Balcells, Sauri, Raf, Cubero y Castillo. Yo hacía los personajes y los encajaba en azul, Andreu los fondos. Hacíamos una virguería de pequeñas viñetas. Los racords y los ejes los fallábamos un poco pero lo iban solucionando en Corea, donde hacían la animación. Prácticamente hacíamos layouts y le ahorrábamos mucho dinero a Claudio Biern. Realizamos también storyboards de las segundas partes de D'artacan y los tres mosqueperros, Willy Fox, las Mil y una Américas

 El autor colaboró en los storyboards de estas series

Fuimos los primeros que lo hicimos. Era mucho trabajo. Coordinaba el equipo, pero buscaban una persona con espíritu empresarial y yo no era la persona indicada. Yo buscaba crear mi propio personaje, pero luego BRB me ofreció un nuevo personaje para las olimpiadas, un tal Cobi que había creado Mariscal. Cuando vi al Cobi me cayeron al suelo "las bolsas seminales" (risas), ¡petrificado!. Los guiones los iba hacer El Tricicle y yo lo tenía que coordinar todo. Buscamos un piso donde ubicar el estudio, cogí Robert Balser que luego fue director de Las Tres Mellizas. Fue una buena época, pero Claudio Biern me pedía cada vez más y no estuve a la altura, casi me vuelvo loco. Yo solo soy un dibujante creativo aunque eso no te da dinero hasta que encuentras un productor. Después de seis meses de tensiones, pues tenia que llevar a Mariscal los fondos y este me pegaba la bronca, entró una jefa de producción que quiso eliminarnos... Ya vi que aquello iba mal y me marché. Le dije a Claudio Biern que no merecía ese sueldo y me dijo que era la primera vez en muchos años que se encontraba con una persona con ese grado de honestidad. La verdad también estaba acojonado por toda la responsabilidad que caía en mi.


-Que nos puedes decir de ese corto en el que participaste en 2012 titulado: Defectuosos.
Bueno esto es porque me lo pidió un amigo e hice cuatro cosillas.

-También has estado en Cromosoma. ¿En que series y en que consistía tu trabajo?
Sí, trabajé en Juanito Jones, Las Tres Mellizas y Miniman entre otras. Hacia el final de mi estancia también colaboré en la serie Tom de Daniel Torres limpiando layouts, Un trabajo que yo antes mandaba hacer. Pero pensé lo de siempre, ¡ojo que no te hundan en el suelo!, levántate, aprenderás otra vez de esto.  Estuve un año y medio. ¡no sirvo ni para mandar ni para que me manden!


-Algún trabajo personal que quieras mencionar…
Yo quería crear mi personaje propio y lo hice a través del estudio de dibujos animados de Sergio Cámara. El personaje se llamaba Bruni, un buho algo ecológico. A través de la escuela Fak d´art llegamos a un acuerdo, les facilité profesores, eran sus inicios, y a cambio ellos me llevaban el trajín de presentar el proyecto en Bruselas. Allí daban premios Multimedia como protección de productos de animación europeos frente a la animación japonesa o americana. Mandé el proyecto a Bruselas y salió premiado con siete millones de pesetas. También salió premiado otro proyecto con plastelina del dibujante Ivà. Pero la productora Fak d´art de dibujos animados lo llevó muy mal y eso que era un buen momento. El dinero se gastó e hicimos 10 minutos de animación que se presentó en Cannes. ¡todo quedo en nada!

La serie proyecto de Bernat Serrat mutó y paso a llamarse Nattu


Luego me contrataron para trabajar en el largometraje La leyenda del Viento del norte en el País Vasco. Estuve un año y pico y se interesaron por mi personaje y proyecto. ¡Lo iban hacer!. Efectuaron la presentación para llevarlo al departamento de cultura del gobierno vasco, pero llegaron tarde y el dinero ya se lo habían dado, lo que son las cosas, a un proyecto de Karlos Arguiñano. Despues ellos también tuvieron dificultades para acabar la película de animación La leyenda del Viento del Norte. Mi personaje Bruni seguía sin ver la luz.


No acabó aquí el periplo de este personaje, pues fue a parar a Madrid a la productora estudio de Goomer, pero fue un fiasco. Prometían trabajo a la gente de animación, si realizabas y pagabas un curso. Acabaron encontrándose un día el estudio cerrado. Así que otra vez estaba sin productora y el personaje fue a a parar ¡Banesto!. Un director del banco había visto el personaje y lo querían como mascota, porque les hizo gracia ya que algunos bancos ya tenían su mascota. Les dije que sería bueno hacer una serie de dibujos animado y se realizaron todas las gestiones pertinentes. Teníamos que ir un viernes en avión a Madrid a cerrar el trato. Banesto adelantaba 50 millones de pesetas para la serie, junto a otros proyectos de inversiones culturales. Ya teníamos los billetes y me llaman diciendo que han pillado a Mario Conde y Banesto con un agujero de muerte. Pensaba que era el día de los santos inocentes pero no y todo se paralizo. Estuve a punto de llevar el personaje a Planeta pero igual la hundía (risas)


Luego hubo un editor de cuento de todo a cien que invirtió con la dirección de Caixa Rural de Valencia para hacer el primer capítulo de la serie. Se hizo este primer capítulo de 13 minutos gastándose unos 20 millones de pesetas, entre animación, dobladores y todo. Se presentó en Cannes pero acabaron peleándose el editor y los del entidad financiera. Y aquí termina el peregrinaje de este personaje que ya se llamaba Natu por tema de derechos. Ya nunca quise saber de dibujos animados personales con esta frustración.

Otra vertiente poco conocida de Bernat Serrat es su vena sarcástica. Tiene unos geniales chistes gráficos titulados Cristadas, perfectamente válidos hoy en día pero solo publicables tal vez en la revista el Jueves. Son de traca y con muy mala leche. Obra a descubrir!. Otros chistes de humor negro y erótico fueron publicados en la revista Siesta.
Las Cristadas se publicaron en un diario de Euskadi y se usaron en camisetas.




 -Háblanos de ese proyecto personal que no pudo ser por muy poco llamado Capitán Terranova. 
Terranova fue un proyecto de historieta junto con a otros dibujante sobre un capitán. Marc Alberich hizo el entintado, también colaboró Andreu Balcells y Marc Albericot. Estava previsto mandarlo a Francia para ver si cuajaba. El Capitán descubre en los fiordos un yacimiento de agua pura. Dargaut se interesó, le mandamos tres páginas, pero hubo cambios en la dirección y allí se quedó. Esto suele pasar pero lo de mi personaje Nattu es pura mala suerte.


-¿Qué es la Abadía de Blum, Ubloa y Joana Botter?
El primero es un proyecto de dibujo animado que tengo en la carpeta, del que se hicieron las primeras pruebas de dibujo de los frailes protagonistas.
Ubloa fue un encargo de los laboratorios Pasteur a través de la creadora del personaje Rosa Pardina. Se hicieron muchos cuentos que se repartían sobre todo en las consultas de los pediatras. Luego lo distribuyó Anaya. Hicimos un buen recorrido con este personaje. Fue en el año 2000.
Joanna Botter son cuentos del tipo todo a 100 de los que dibujé un montón.

 La Abadía de Blum
 
  Ubloa
Joanna Botter

-También tienes una vena de novelista, pues hace unos años que estas recopilando anécdotas de tu infancia y juventud ¿no es así?. ¡Hasta Carlos Giménez ya ha utilizado algunas de tus divertidas historias!
Lo hago como una necesidad vital. Una cosa es la vocación, no se escribir pero lo hago de una manera orgánica. Me gusta y llevo años con esto. Estoy descubriendo un campo que no había trabajado, aunque he hecho muchos guiones, he leído bastantes de historieta, y me han enseñado las pautas. No sé si lo presentaré a alguna editorial para no hundirla, pero ya llevo escritas 300 páginas que hay que limpiar. Intento hacer una historia honesta con personajes verídicos y ficticios, todo está basado en hechos reales. Intento ser humilde y dicen que la humildad es una prerrogativa de los idiotas, pero no me considero esto. Carlos Giménez me animó a que lo hiciera, también Juan de Blas, un escritor de novelas históricas. Me dijo ¡Escribe, olvídate de estilos! Pero claro no es lo mismo contar una anécdota divertida que escribirla. Además me sabe mal porque mi amigo Juan de Blas ha muerto recientemente y no se las he podido hacer llegar.


-Pocos saben de tu otra faceta de tu vida….
En la revista Rambla para Alfons Font hice algunas paginas de cómic sobre un boxeador amateur porque he estado relacionado con el mundo del boxeo muchos años. He entrenado en gimnasios hasta los cincuenta años. He boxeado como aficionado y me impactó mucho este mundo y su liturgia y el hecho de que para ganarse la vida una persona tenga que hincharse a dar ostias. Esto me parece una brutalidad, pero en aquella época para los que estábamos en una barriada de estrato social bajo era una opción de deporte barato Y además podías ganar algo de dinero. Te hinchaban la cara a ostias pero ibas aprendiendo a sobrevivir. Aquí el boxeo eran en blanco y negro. Los entrenamientos eran terribles y el ring estaba sobre un entarimado de cemento con imperfecciones. Ganaba algo de dinero pero mi prioridad era el dibujo y con el boxeo me pagaba las clases. Por la noche me ponía una mesita con un foco que me pegaba unos calambrazos que me dejaban un cuarto de hora con los ojos extraviados y allí  dibujaba y dibujaba. No tengo una cultura académica. Como muchos, un luchador, pero me siento muy orgulloso. No nacían  boxeadores con carrera del ágora del pensamiento, era gente cuya fuerza era física. Dos tíos pegándose ¿Cómo es posible? En la sociedad en la que vivimos...



Historieta de Bernat Serrat y él mismo cuando boxeaba.

En la revista Sunday  Comics 17 Bernat Serrat cuenta esta divertida anécdota: en uno de los mejores combates de su carrera púgil, en la que le dieron hasta en el cielo de la boca, su preparador le gritaba: “duro con él, no aflojes que ya es tuyo.” y el contestó: ¿y quién me esta pegando a mi, el arbitro? El autor tiene muchas historias dignas de ser contadas.

-Uno de tus últimos trabajos en cómic fueron las aventuras de un elefante llamado Benjamin para el publico infantil alemán. Algo que te ha llevado por el camino de la amargura…
Fue algo pintoresco, un dibujante con tantos años. Las persepectivas son complicadas siendo un elefante. El colofón de todo esto es que hecho lo que he querido. He sido coherente, he seguido mi vocación de dibujar y dibujar y he podido mantener una familia y en la esquina de mis días me siento orgulloso. Soy un dibujante bastante desconocido. Este es un trabajo vocacional colgado siempre de un hilo, tienes que hacer cosas que no es lo que habías soñado. Pero este trabajo es arte. Conozco mis posibilidades y mis limitaciones. Asumo parte de culpa en no saber escoger, no saber elegir. Peldaño a peldaño como en el boxeo. Y los que han llegado arriba es porque ha habido “boxeadores peldaño” y es gracias a estos que hay otros que suben los cinco peldaños de carrerilla y abrazan la gloria.


 OTROS TRABAJOS Y CURIOSIDADES:


 Muchos de los cuentos que abundan en los chinos fueron dibujados por este autor

Cuento de Mighty Max / año 1995 / Dibujos: Bernat

 Portadas para Zipi y Zape Especial
 Arriba página de Paco Samba para revista Guai. 
 Abajo páginas para revista Zipi y zape nº 611

 Revista reivindicativa de 1982 donde el autor colaboraba.
Es el del bigote en el anuncio. 

Lily nº 1051 / 1982
Diversas páginas de cómic de Bernat Serrat

El autor tiene facilidad en captar los estilos de diferentes dibujos animados.
Estas preciosas ilustraciones así lo demuestran. Algunas disponibles.

Entrevista realizada en noviembre de 2017